El Santo Sepulcro de Cristo

Vocaciones “ven y sígueme”

El Santo Sepulcro de Cristo, meta del peregrino cristiano

Peregrinos besan a la Piedra de la Unción

El Cristianismo no está vinculado a ningún país ni lugar, pero está fundado en una revelación histórica, y junto a la “historia de la salvación” existe una “geografía de la salvación”.

Es Tierra Santa: “Tierra donde un tiempo vivieron nuestros padres en la fe; tierra en la que resonó la voz de los profetas, que hablaron en nombre del Dios, de Abraham, de Isaac y de Jacob; finalmente y sobre todo, tierra que la presencia de Jesús ha hecho bendita y sagrada para los cristianos y, podemos decir, para todo el género humano”, dice Pablo VI.

Es la “Tierra de Jesús”, y por eso es “patrimonio espiritual de los cristianos de todo el mundo, los cuales anhelan visitarla en pía peregrinación, al menos una vez durante su vida”.

Jerusalén, para un cristiano, es el corazón de Tierra Santa, la síntesis de la acción de Dios en favor de los hombres. Lo dice con palabras emocionadas Juan Pablo II: “¡Cuántos recuerdos, cuántas imágenes, cuánta pasión y qué gran misterio envuelve esta palabra: Jerusalén! Para nosotros, los cristianos, Jerusalén representa el punto geográfico de unión entre Dios y los hombres, entre la eternidad y la historia.

La predicación, la pasión y la resurrección de Jesús, la última Cena, el don del Espíritu a la Iglesia, todas las piedras basilares de nuestra fe están colocadas para siempre sobre las colinas luminosas de la Ciudad Santa... ¡Cuántas veces, en los libros históricos, en los Salmos, en los Profetas, en los Evangelios, resuena el nombre de Jerusalén, siempre amada y deseada, pero también vituperada y llorada, pisoteada y resucitada, amonestada, consolada y glorificada. En verdad, ¡es una ciudad única en el mundo!”.

Peregrina besa una columna de la iglesia

El centro de Jerusalén es el Santo Sepulcro: en este lugar se manifiesta de un modo especial la presencia salvadora de Dios, su amor por todos los hombres; es el Santuario “más precioso que existe en el mundo para el corazón del cristiano”, dice Pablo VI.

De hecho, la pasión, muerte y resurrección de Cristo es el misterio central del cristianismo y lo que da sentido a nuestra vida. La liturgia celebra estos tres momentos en tres días diversos: Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Resurrección.
La primitiva comunidad de Jerusalén los conmemoró en tres lugares distintos:

  • el Calvario, lugar de la pasión y respuesta al problema del dolor humano;
  • la Gruta de Adán, lugar que recuerda el descenso de Cristo al reino de los muertos y el significado de nuestra muerte como separación y sufrimiento;
  • el Sepulcro Vacío, lugar de la victoria de Cristo sobre la muerte y signo tangible de la esperanza cristiana.


Sólo en el Santo Sepulcro la tierra se hace liturgia, el hecho salvífico se hace concreto en el tiempo y en el espacio. En cualquier otro lugar del mundo la Liturgia dice: “Hoy ha resucitado Cristo”; sólo en Jerusalén podemos decir: “resucitó Cristo de este Sepulcro” o “en este Calvario Cristo fue crucificado”.

El Santo Sepulcro resonó la “Buena Noticia”, la que es raíz y fundamento de todas las demás: Cristo ha muerto en prueba de su amor infinito hacia nosotros y ha resucitado, y también nosotros resucitaremos por Cristo, con Cristo y en Cristo. Esta noticia aclara por qué un peregrino viene a Jerusalén, explica por qué celebramos la muerte y la resurrección de Cristo y por qué profesamos nuestra fe en la resurrección futura del hombre.

Hace dos mil años algunos pescadores de Galilea comenzaron a predicar lo mismo, diciendo que Jesús había muerto y había resucitado y que ellos lo habían visto. Sobre este testimonio tan frágil e increíble se funda todo: las iglesias, las catedrales, el sacerdocio, las misiones, los religiosos, los Concilios, la teología.

El Sepulcro Vacío es el kilómetro cero de donde parten todas las vías del mundo, “el ombligo del mundo” como lo llamaban los antiguos, el centro de nuestra historia.

Quien peregrina a Jerusalén hace todo lo posible para visitar cuanto antes el lugar más sagrado de la cristiandad, el Santo Sepulcro. Al llegar a la Ciudad Santa el peregrino repite las palabras del salmista “que alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor” (Salmo 122,1), mientras camina hacia “la Tumba de Cristo”.

Peregrina Copta en Tierra Santa

Pero no todo es tan fácil. Hoy en día el lugar del Santo Sepulcro de Jesús se encuentra entre las construcciones de la Antigua Ciudad, rodeado por mercados, negocios de recuerdos y minaretes.

El peregrino se pregunta: ¿dónde está la colina, el jardín, la tumba? Desearía que el santuario central de la cristiandad se levantara en mayestático aislamiento, que la luz natural iluminara todo, pero hay oscuridad y apreturas; desearía paz y tranquilidad, pero ve la confusión entre los cinco grupo de ocupantes – franciscanos (católicos romanos), griegos ortodoxos, armenios, sirios y coptos – que defienden celosamente sus derechos.

No hay ningún lugar en el mundo donde se manifieste más claramente el amor a Dios de parte de todos los hombres, y la debilidad humana que quiere monopolizar al mismo Dios, como si ello fuera posible. ¿A dónde he llegado, se pregunta el peregrino?

Sólo si el creyente se deja envolver por el misterio, empezará a entender por qué cientos de miles de peregrinos creyeron que valía la pena arriesgar su vida o su libertad para poder adorar allí al Salvador del mundo.
Sólo si se arrodilla ante la Tumba Vacía, dejando a un lado todo lo que le rodea, alcanzará a oír interiormente el eco de las palabras del ángel a las mujeres: “¡No está aquí! ¡Ha resucitado! Venid a ver el lugar donde lo colocaron”.


Fr. Artemio Vítores, ofm
Vicario de la Custodia de Tierra Santa

Calendario

06/08/2014 CELEBRACIONES DEL DÍA

Transfiguración del Señor. Tabor: 10.30 Misa (P. Custodio)

14/08/2014 CELEBRACIONES DEL DÍA

S. Maximiliano M. Kolbe. Getsemani (Jardines): 20.30 Vigilia

15/08/2014 CELEBRACIONES DEL DÍA

aSunción de la Virgen María. Getsemani (Gruta): 7.30 Misa en árabe; 16.30 Vísperas Getsemani (Basílica): 10.00 Misa Solemne (P. Custodio) Sepulcro de la Virgen María: 17.00 Peregrinación

24/08/2014 CELEBRACIONES DEL DÍA

XXi Del TieMpo ord. Caná: S. Bartolmé Apóstol, 18:00 Misa

06/09/2014 CELEBRACIONES DEL DÍA

Monte Nebo: 17.00 Misa Solemne

2011 - © Gerusalemme - San Salvatore Convento Francescano St. Saviour's Monastery
P.O.B. 186 91001 Jerusalem - tel: +972 (02) 6266 561 - email: custodia@custodia.org