Los Santos Lugares rezuman a Cristo

Vocaciones “ven y sígueme”

Los Santos Lugares rezuman a Cristo

La presencia de Dios en los Santos Lugares

La convicción de que toda Tierra Santa está impregnada de Cristo y que se puede encontrarlo, adorarlo y amarlo en todos los Santos Lugares, había sido expresada con palabras sencillas pero muy concretas, que demuestran la total humanidad de Cristo, por un antiguo Custodio de Tierra Santa, Francisco Suriano, entre final del siglo XV y el inicio del XVI.

En Tierra Santa – dice Suriano - “no se encuentra monte ni valle, ni llanura, ni campos, ni fuente, ni ríos, ni torrente, ni aldea, ni villa, ni cualquier piedra que el Salvador del mundo no haya tocado, o con sus santísimos pies cuando caminaba, cuando iba aquí y allá predicando, o también con sus rodillas cuando oraba al Padre, o también con las piernas cuando fatigado del camino o comiendo se sentaba, o también con las manos, cuando sediento bebía agua o también con la frente cuando se arrodillaba profundamente orando al Padre o con todo el cuerpo cuando al tiempo de dormir, cansado el cuerpo, yacía sobre la desnuda tierra.

Y cuando era niño fue acostado en un pesebre…Cuando yació en el Sepulcro. Cuando subió al cielo que dejó las huellas de sus pies santísimos marcadas en el monte”.
Jesús ha irradiado su gracia en todos los puntos de Tierra Santa y todos sus ángulos han sido santificados: con su sudor regó la tierra, con sus lágrimas y con su sangre la bañó; purificó y santificó el agua del Jordán, purificó el mundo con la cruz y santificó la tierra con su sepultura.

De ahí el carácter de sacralidad y santidad que tienen todos los lugares. Todo es santo en Tierra Santa: los árboles, la leña, las legumbres, las hierbas, el pan, el agua, las piedras; todas son santas y llenas de virtud. Es esta santidad de Cristo que ha impregnado toda Tierra Santa la causa de la atracción de esta tierra para todos los hombres de todos los tiempos .

La presencia de Dios es continua en Tierra Santa, la cual ha sido santificada más que ninguna otra tierra. El autor ve nada menos que la presencia de la Trinidad en los diversos lugares del Antiguo y del Nuevo Testamento, en especial la presencia del Espíritu Santo en Pentecostés. Es santa por la presencia continua de Santos, pero sobre todo Dios ha colmado de la gracia de Cristo esta Tierra, que por eso es Santa . Por tanto, puede concluir otro ilustre franciscano: “Cuando estamos en los Santos Lugares… Cristo y la Virgen María son recordados por sí mismos, y los Santos Lugares en cuanto se refieren a ellos” .

En este sentido tiene un papel fundamental la maternidad divina de María. Recordemos algunas afirmaciones de San Francisco sobre su papel en la Historia de la Salvación: “Rodeaba de amor indecible a la Madre de Jesús, por haber hecho hermano nuestro al Señor de la majestad” , decía Tomás de Celano.

Y Francisco escribe: “Este Verbo del Padre, tan digno, tan santo y glorioso, anunciándolo el santo ángel Gabriel, fue enviado por el mismo altísimo Padre desde el cielo al seno de la santa y gloriosa Virgen María, y en él recibió la carne verdadera de nuestra humanidad y fragilidad” Francisco engloba así a María en su contemplación de la humanidad de la encarnación.

María está en el centro de este misterio de humildad y de amor: de ella ha tomado el Hijo de Dios nuestra carne, nuestra debilidad y fragilidad; por medio de ella se ha hecho Hermano nuestro, ese Hermano a quien contempla Francisco extasiándose: “¡Oh cuán santo y cuán amado es tener un tal hermano y un tal hijo, agradable, humilde, pacífico, dulce, amable y más que todas las cosas deseable!”.

Y gracias a ella nos ha amado Dios: “Al igual que nos creaste por tu Hijo, así, por el santo amor con que nos amaste, quisiste que Él, verdadero Dios y verdadero hombre, naciera de la gloriosa siempre Virgen beatísima Santa María...” , y por medio de ella Dios ha venido a salvarnos: “Por haber nosotros alcanzado misericordia mediante ella” : por medio de ella ha venido a nosotros, pecadores, el que nos trae la misericordia, la ternura del Padre.



Fr. Artemio Vítores, ofm
Vicario de la Custodia de Tierra Santa

  • Enero
    • L
    • M
    • M
    • J
    • V
    • S
    • D
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
    • 6
    • 7
    • 8
    • 9
    • 10
    • 11
    • 12
    • 13
    • 14
    • 15
    • 16
    • 17
    • 18
    • 19
    • 20
    • 21
    • 22
    • 23
    • 24
    • 25
    • 26
    • 27
    • 28
    • 29
    • 30
    • 31

Calendario

24/12/2017 CELEBRACIONES DEL DÍA

IVº Adviento.Vigilia de Navidad. Belén: 13.30 Ingreso del Patriarca y I Vísperas – 16.00 Procesión – 23.30 Oficio y 00.00 Misa – 1.45 Procesión a la Gruta

25/12/2017 CELEBRACIONES DEL DÍA

Natividad del Señor. Belén (S. Catalina): 10.00 Misa Campo de los Pastores Griego y Católico: 14.00 Peregrinación

26/12/2017 CELEBRACIONES DEL DÍA

S. Esteban. S. Esteban: 16.00 Peregrinación

28/12/2017 CELEBRACIONES DEL DÍA

Ss. Inocentes. Belén: 10.00 Ingreso (Vicario custodial)

31/12/2017 CELEBRACIONES DEL DÍA

La Sagrada Familia: Jesús, María y José. Nazaret: 10.00 Misa (Custodio)

2011 - © Gerusalemme - San Salvatore Convento Francescano St. Saviour's Monastery
P.O.B. 186 9100101 Jerusalem - tel: +972 (02) 6266 561 - email: custodia@custodia.org