Tras las huellas de Jesús

Vocaciones “ven y sígueme”

Tras las huellas de Jesús

Peregrinos en Tierra Santa

Tiempo de estancia ideal: 9 días/8 noches

1.er día: Belén (Basílica de la Natividad – Gruta de la Leche – Campo de los Pastores)

«Y tú, Belén, tierra de Judá,
no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá;
porque de ti saldrá un caudillo
que apacentará a mi pueblo Israel
». (Mt 2,6)

El comienzo de este itinerario coincide con el lugar del nacimiento de Jesús, Belén y la Basílica de la Natividad, hecha construir por Constantino en el siglo IV. Aquí podrás visitar la gruta en la que, según la tradición, nació el Niño Jesús. Rodeando la gran plaza central, a unos 500 metros a la derecha de la Basílica, se encuentra la Gruta de la Leche en la que, según una leyenda popular, María, dando el pecho al niño, habría dejado caer algunas gotas de leche haciendo que la gruta entera se volviera de color blanco.
Otro lugar que nos recuerda el nacimiento de Jesús es el Campo de los Pastores, en el pueblo árabe actual de Beit Shahur, en donde, según la tradición cristiana, un ángel anunció a los pastores que Jesús había nacido.

En Belén tienes la posibilidad de pasar la noche en la casa franciscana para peregrinos “Casa Nova”.

2° día: Belén (Herodion), Qumrán y Mar Muerto

A unos 10 kms de Belén, en una colina con forma de cono, surge la gran fortaleza-residencia de Herodes el Grande. Espléndida la vista desde lo alto y sugestivos los restos arqueológicos del palacio herodiano. Como segunda etapa, sugerimos el sitio arqueológico de Qumrán, a unos 2 km de la orilla noroccidental del Mar Muerto. Su notoriedad se debe al hallazgo de algunos manuscritos antiguos que se remontan al siglo II a. C., los conocidos como Manuscritos del Mar Muerto. Dichos manuscritos resultaron ser textos bíblicos (como el del profeta Isaías) y textos descriptivos de la vida de la comunidad de Qumrán, hacia el 150 a. C. Desde aquí, por último, es difícil vencer la tentación de sumergirse en las saladísimas aguas del Mar Muerto.

3.er día: Nazaret (Basílica de la Anunciación – Iglesia de San José - Fuente de la Virgen), Monte Tabor

«A los seis meses envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, que se llamaba Nazaret, a una joven prometida a un hombre del linaje de David, de nombre José.» (Lc 1, 26)

Capital de Galilea, Nazaret es el lugar adonde se retiraron José, María y Jesús tras su regreso de Egipto. Aquí podrás visitar la Basílica de la Anunciación, construida en los años 60, en cuyo interior se encuentra la Gruta de la Anunciación, el lugar en el que el ángel se apareció a María. A unos 200 m de la Basílica se encuentra la iglesia de san José, que la tradición identifica como la casa de la Sagrada Familia. Desde aquí puedes ir, por la calle principal de Nazaret, a visitar la Fuente de la Virgen, la fuente a la que las mujeres del pueblo venían a por agua y donde María tuvo la primera aparición del ángel según el Protoevangelio de Santiago.
Como última etapa de este tercer día te aconsejamos, finalmente, que te acerques hasta el Monte Tabor, el «monte de la luz» en el que se transfiguró Jesús.

También aquí puedes hacer un alto y pasar la noche en la Casa Nova de los franciscanos.

Lago de Tiberíades

4° día: Lago de Tiberíades (Magdala – Tabga – Cafarnaúm), Monte de las Bienaventuranzas

Partiendo de Nazaret puedes visitar fácilmente el lago de Tiberíades o «mar de Galilea», por citar dos de entre tantos nombres como se le conoce. Este fascinante lago, rodeado de montañas, nos recuerda numerosos sucesos evangélicos. En sus orillas Jesús comenzó su ministerio público y realizó muchos de sus milagros. Son muchos, y cercanos, los lugares y santuarios que puedes visitar en el lago: el Primado de Pedro, el lugar arqueológico de Magdala (el lugar donde natal de María Magdalena) y la iglesia de Tabga, que recuerda la multiplicación de los panes y los peces. En Cafarnaúm podrás ver las excavaciones que están sacando a la luz el pueblo en el que vivió y predicó Jesús y la iglesia, el Memorial de san Pedro, construida sobre los restos de la auténtica casa de Pedro. Desde aquí podrás, girando ligeramente hacia el interior, subir al Monte de las Bienaventuranzas, lugar que recuerda el discurso de las bienaventuranzas evangélicas.

También aquí puedes pasar la noche en la Casa Nova de los franciscanos.


5° día: Jericó, Betania, Jerusalén

«Dicho esto, dio un grito con voz muy fuerte: “¡Lázaro, ven fuera!”. Salió el muerto con las piernas y los brazos atados con vendas; la cara se la habían envuelto en un sudario. Les dijo Jesús: Desatadlo y dejadlo que se marche». (Jn 11, 43-44)

La primera etapa de este quinto día se puede empezar en Jericó, dirigiéndote luego hacia Jerusalén. Yerikho, en hebreo Luna, es la ciudad más antigua que se conoce y la más baja respecto del nivel del mar. Estudios arqueológicos han permitido datar los primeros asentamientos en torno al 8.000 a.C. La Jericó herodiana es la que vio a Jesús, que aquí se encontró con Zaqueo (Lc 19,1-10). Aquí podrás ver el sicómoro del que se habla en el Evangelio y el sitio arqueológico con los restos de la Jericó antigua, Tell es-Sultán. Desde aquí, si tienes tiempo, puedes acercarte a visitar un lugar realmente especial por sus vistas y su ubicación: el monasterio greco-ortodoxo de la “Cuarentena”, ligado al recuerdo de los cuarenta días pasados por Jesús en el desierto. No podemos olvidarnos de citar y sugerir un lugar muy importante para los cristianos: el lugar bautismal de Jesús en el Jordán, recientemente restaurado y abierto al público.
Desde aquí, caminando hacia Jerusalén, puedes parar en Betania, la casa de los amigos de Jesús: Marta, María y Lázaro. Es aquí donde Jesús resucitó a Lázaro.
Una vez en Jerusalén, sugerimos un fantástico paseo sobre los techos de la Ciudad Vieja: un punto de vista absolutamente particular que ofrece una visión de conjunto de los barrios en los que está dividida la ciudad y de sus espectaculares iglesias, mezquitas y sinagogas.

En Jerusalén tienes la posibilidad de pasar la noche en la casa franciscana para peregrinos “Casa Nova”.

Jerusalén - paisaje

6° día: Jerusalén (Vía Dolorosa – Santo Sepulcro – Kotel y explanada – Monte Sión)

La mañana del sexto día se puede dedicar a la Ciudad Vieja de Jerusalén y, en particular, a los Santos Lugares, comenzando por la Iglesia de la Flagelación, desde la que comienza el Vía Crucis, a lo largo de la Vía Dolorosa con sus XIV estaciones. Señalamos la importancia de alguna de ellas: en la III estación, Jesús cae por primera vez; en la IV se encuentra con María; en la VI, la Verónica enjuga su rostro; en la VII estación, donde Jesús cae por segunda vez, se pueden ver los restos de la columna de la flagelación. La última estación del Vía Crucis coincide con el Santo Sepulcro o Basílica de la Resurrección. Este es, quizá, el lugar más sagrado y querido por toda la cristiandad. En tiempos de Jesús era un lugar que se encontraba fuera de los muros de la ciudad, reservado probablemente para las sepulturas.
La Basílica encierra en sí el Calvario (el término latino de Gólgota), la Piedra de la Unción -sobre la que se depositó y fue ungido el cuerpo de Jesús, según la tradición judía- y la Tumba vacía.


«No os asustéis. Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí. Ved el lugar donde le pusieron». (Mc 16, 6-7)

Lugar sagrado por excelencia, esta vez para los judíos, el Muro de las Lamentaciones (en hebreo Kotel hama’aravi) es un trecho original del muro occidental de contención mandado construir por Herodes en el año 20 a.C. para sostener la explanada del Segundo Templo, el mismo templo del que hablan los evangelios. Aquí podrás ver rezando a numerosos judíos, con la cabeza cubierta y en dirección al Muro, en dos zonas separadas -una para hombres y otra para mujeres, como en las sinagogas.
También es posible visitar la explanada en la que se encuentran hoy los lugares de culto musulmanes: la bellísima e imponente Cúpula sobre la Roca y la Mezquita al-Aqsa, en la que, desgraciadamente, está prohibido entrar.
Pasando primero por el barrio judío y después por el armenio, a través de la de la puerta de Sión, se llega al Monte Sión. Aquí, a escasos metros fuera de los muros, se encuentra en Cenáculo, el lugar de la última cena de Jesús con los apóstoles y de la aparición de Jesús resucitado. Cerca del Santo Cenáculo se encuentra también la Basílica de la Dormición y la iglesia de San Pedro en Gallicanto, que recuerda el lugar en el que Pedro renegó de Jesús.

7° día: Jerusalén (Monte de los Olivos – Getsemaní – Ain Karem)

«Los sacó hasta cerca de Betania y, alzando sus manos, los bendijo. Y, mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo». (Lc 24, 50-51)

La mañana se puede dedicar a visitar el Monte de los Olivos mientras que, por la tarde, aconsejamos ver el pequeño pueblo de Ain Karem.
El Monte de los Olivos es un lugar en el que se recuerdan varios acontecimientos evangélicos: la Ascensión de Jesús al cielo (edículo de la Ascensión), la enseñanza de la oración del Padrenuestro a los apóstoles (gruta del Padrenuestro), el llanto de Jesús por Jerusalén (Dominus Flevit), Getsemaní y el arresto de Jesús (Basílica de la Agonía y Huerto de los Olivos) y la sepultura de su madre (tumba de María).
La vista de que se disfruta desde la cima del monte sobre la Ciudad Vieja es, y nos quedamos cortos, extraordinaria.
A unos 8 km de Jerusalén, rodeaba por un cinturón boscoso, surge Ain Karem, el lugar en el que, según la tradición cristiana, vivían Isabel y su marido, Zacarías, y en el que nació Juan Bautista. Aquí podrás visitar la iglesia de la Visitación, que recuerda la visita de María a su prima Isabel, y la iglesia de San Juan Bautista.

8° día: Yad Vashem, Emaús al-Qubaybah

Para quien visita Jerusalén, el Yad Vashem, museo dedicado a la Shoah (Holocausto) y situado sobre la Colina del Recuerdo, es una etapa obligada. Yad Vashem significa un memorial y un nombre y es una expresión tomada de una frase del profeta Isaías: «Yo he de darles en mi templo y en mis muros monumento y nombre […] les daré un nombre eterno que no será borrado» (Is 56,5). Una visita impactante que dejará, sin lugar a dudas, un recuerdo y una marca indelebles.
Por la tarde te puedes acercar hasta Emaús al-Qubaybah, al oeste de Jerusalén, lugar en el que Jesús se manifestó, tras la resurrección, a los discípulos Cleofás y Simeón. Aquí se encuentra el santuario que conmemora este evento y que conserva los restos de una casa de época romana (la casa de Cleofás, según la tradición), el convento franciscano junto a la iglesia, una calzada romana y los restos de una villa de época cruzada, todavía bien reconocibles, con sus casas y bodegas.

9° día: Cesarea Marítima

La mañana del último día se puede dedicar a la antigua ciudad marítima de Cesarea, considerada como uno de los lugares arqueológicos más importantes de Israel. Fue Herodes el Grande quien, alrededor del año 20 a.C., ordenó construir la ciudad con su magnífico puerto y dedicarla al César. En época romana fue una importante ciudad de intercambios comerciales y de acontecimientos políticos, culturales y religiosos. Aquí, Pedro bautizó al centurión romano Cornelio y a su familia. Es posible visitar la ciudadela cruzada con el puerto, el anfiteatro romano, el acueducto herodiano y los numerosos restos del período romano-bizantino.

Tras las huellas de Jesús

  • Betlemme - Basilica della Natività
  • Monte Tabor - Santuario della Trasfigurazione
  • Lago di Tiberiade
  • Tabga - Priamato di Pietro
  • Cafarnao
  • Monte delle Beatitudini
  • Gerusalemme
  • Via Dolorosa
  • Santo Sepolcro
  • Edicola del S. Sepolcro
  • Kotel - Muro Occidentale
  • Basilica della Natività (interno)
  • Cupola sulla Roccia (Qubbat al-Sakhra)
  • Cenacolo
  • Getsemani - Basilica dell'Agonia
  • Souk - mercato arabo
  • Cesarea - acquedotto romano
  • Betlemme - Chiostro di S. Caterina
  • Grotta della Natività
  • Herodium
  • Qumran
  • Mar Morto
  • Nazaret - Basilica dell'Annunciazione
  • Grotta dell'Annunciazione

Calendario

24/12/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

Vigilia de Navidad. Belén: 13.30 Ingreso del Arzobispo y I Vísperas – 16.00 Procesión – 23.30 Oficio y 00.00 Misa – 1.45 Procesión a la Gruta

25/12/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

Natividad del Señor. Belén (S. Catalina): 10.00 Misa Campo de los Pastores Griego y Católico: 14.00 Peregrinación

26/12/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

S. Esteban. S. Esteban: 16.00 Peregrinación

28/12/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

Ss. Inocentes. Belén: 10.00 Misa - 14.00 II Vísperas (Vicario)

29/12/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

Octava de Navidad. Beit Sahur: Ss. Ángeles ad pastores

2011 - © Gerusalemme - San Salvatore Convento Francescano St. Saviour's Monastery
P.O.B. 186 9100101 Jerusalem - tel: +972 (02) 6266 561 - email: custodia@custodia.org