Area news

Vocaciones “ven y sígueme”

Epifanía: ser la estrella que guía hasta Jesús

El viernes 5 de enero, en la plaza de la Natividad, las túnicas y las capuchas de los franciscanos son un espectáculo. Ya hace dos días que las noticias lo están anunciando: se avecina una tormenta. Dependiendo de la nacionalidad de los frailes, el fuerte viento cargado de humedad es una brisa ligera o un huracán helado. Pero todos esperan que el Custodio de Tierra Santa, en este día de su ingreso en la ciudad de la Natividad, llegue a tiempo para inaugurar las celebraciones de la Epifanía del Señor.

El coche de fray Francesco Patton llega puntual, precedido de una procesión de vehículos. Han respetado las paradas habituales: Mar Elias con el alcalde de Beit-Jala y la tumba de Raquel con el párroco de Beit-Sahour. Pero no había necesidad de arriesgarse a terminar la vía de la Estrella a pie, como hizo en Navidad el administrador apostólico. Esta mañana, el frío y la abundante lluvia - ¡por fin! – han ganado a la multitud, a diferencia que durante el ingreso solemne del Custodio al comienzo del Adviento y de Santa Catalina, que reunió a tanta gente. También los scout tuvieron que cancelar su desfile y contentarse con las bóvedas del claustro para tocar sus melodías festivas. Hay 7 grados en Belén, pero hace calor en los corazones, sobre todo porque esta bienvenida despejada permite a la procesión entrar en la iglesia sin precipitación.

En el claustro, los scout tocan con fuerza sus instrumentos mientras en la iglesia suena el Te Deum. Fray Artemio Vitores, guardián de la fraternidad de Belén, recibe al Custodio y preside la oración. Antes de la bendición solemne, el Custodio dirigió unas palabras a la comunidad asistente. «La fiesta de la Epifanía nos recuerda que el mundo entero viene a Belén. También nosotros adoramos al Niño Jesús. Le ofrecemos los mejores regalos que tenemos, empezando por el de nuestra vida. Y ante el Niño Jesús del pesebre, rezamos intensamente y de rodillas por la paz».

Después de una comida fraternal, los frailes continuaron la oración con el canto de las primeras vísperas y el oficio de lecturas en la gruta, presididos por el padre Artemio. El Custodio, por su parte, siguiendo la tradición, fue a visitar a las comunidades religiosas, los servicios y las asociaciones vinculados a la vida parroquial y a la Custodia.

El sábado 6 de enero, se celebró el centro de la fiesta con una misa pontifical, durante la celebración eucarística. Mientras los franciscanos y numerosos fieles se reunían en la iglesia de Santa Catalina, en la basílica de la Natividad se iban sucediendo, como en un ballet, los ingresos solemnes de las iglesias orientales que comienzan sus festividades de Navidad según el calendario juliano. Por la mañana, los obispos siriacos y coptos precedieron al patriarca greco-ortodoxo a primera hora de la tarde. Aunque llueva, pueden bendecir al cielo por haber evitado el diluvio que cayó ayer por la tarde tanto en Belén como en Jerusalén. En la introducción a la misa, el Custodio de Tierra Santa saludó a las autoridades civiles y militares asistentes, con los representantes de las cuatro naciones latinas: Italia, España, Francia y Bélgica. «La fiesta de la Epifanía – afirma – es una invitación a convertirnos también nosotros en la estrella que guía a los demás hacia Jesús».
Concelebraron con él, además de numerosos presbíteros, monseñor Francesco Marini, obispo de Nola (Italia) venido para la ocasión, el vicario custodial, fray Dobromir Jazstal, el padre guardián y el párroco fray Rami Asakrieh, que pronunció la homilía. En el ofertorio, algunos peregrinos de Santa Anastasia, cerca de Nápoles (Italia) participaron en la procesión de las ofrendas. Una veintena de peregrinos de su grupo se vistieron de reyes magos, pastores y pastorcillas. Parecían personajes del belén animados. A la salida de la misa, tuvieron un gran éxito en el concurso de selfies que se organizó por la fiesta.

Pero el momento más esperado por los fieles de Belén son las segundas vísperas cuando, tras la oración de los salmos, los franciscanos dirigen a la asamblea hasta el belén y el Custodio vuelve llevando en sus brazos una imagen del Niño Jesús sentado en un trono. La expresión de su fe, sencilla y sincera, puede mostrarse entonces besando al Niño que ha venido a reinar en sus corazones. Esperamos que pueda llegar para todos, deseando a los hermanos ortodoxos una preciosa noche de Navidad.

2018/01/05 Part 1

2018/01/05 Part 2

2018/01/05 Part 3

2018/01/05 Part 4

2018/01/06 Part 1

2018/01/06 Part 2

2018/01/06 Part 3

2018/01/06 Part 4

Calendario

30/05/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

S. Sepulcro: 15.30 Ingreso – 15.50 I Vísperas y Procesión solemne – 18.00 Completas – 00.30 Vigilia

02/06/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

Smo. Cuerpo y Sangre de Cristo 9.00 Laudes, Misa y Procesión
Ain Karem (Visitación):
Celebración de la solemnidad de la Visitación
10.00 Misa solemne (Custodio)

03/06/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

Ss. Cuerpo y Sangre de Cristo. Sión Convento: 16.00 Misa y Proc.

12/06/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

S. Salvador: 17.00 I Vísperas

13/06/2018 CELEBRACIONES DEL DÍA

S. Antonio. S. Salvador: 10.30 Misa - 17.00 II Vísperas

2011 - © Gerusalemme - San Salvatore Convento Francescano St. Saviour's Monastery
P.O.B. 186 9100101 Jerusalem - tel: +972 (02) 6266 561 - email: custodia@custodia.org