Orden de Frailes Menores: Desafíos para las misiones y la evangelización

10/05/2018
Los 14 representantes de las Conferencias de la Orden de Frailes Menores se reunieron en Jerusalén para reflexionar sobre los desafíos de la evangelización hoy y las perspectivas de futuro.

Los franciscanos que forman el Consejo Internacional para las Misiones y la Evangelización de la Orden de Frailes Menores provienen de todas partes del mundo.

Los representantes de las 14 conferencias de la Orden se reunieron en consejo en Jerusalén del 22 al 27 de abril, para tener la oportunidad no solo de acudir a conocer las diferentes realidades de la Orden, sino también para reflexionar sobre los desafíos de la evangelización hoy, así como los proyectos de futuro.



FR. LUIS GALLARDO, OFM
Secretario CIME
Hemos visto juntos que, aunque conocemos un poco la realidad, la mayor parte de nuestras presencias están en parroquias, debemos trabajar mucho en el diálogo ecuménico e interreligioso.

Consideraron después la exigencia de volver a una vida contemplativa en la acción.

FR. LUIS GALLARDO, OFM
Secretario CIME
En primer lugar debemos pensar en el espíritu que llevamos dentro. Aspectos fundamentales son la vida de fraternidad como testimonio de la evangelización en los lugares donde nos encontramos y nuestra vida como frailes menores hacia las periferias del mundo donde estamos y donde trabajamos.

Una jornada dedicada también al conocimiento de la misión franciscana en Tierra Santa.

Fr. ABDEL – MASIH FAHIM, ofm
Director de la Escuela Tierra Santa de Ramleh
“La acogida de todos los responsables de la evangelización y misión del mundo, que trabajan en todo el mundo, es especial para anunciar la misma noticia de hace 2.000 años: Cristo ha resucitado, Cristo nos ayuda, nos escucha, nos asiste.”

“800 años de presencia franciscana en Tierra Santa y las lecciones que la evangelización nos puede dar hoy”. Este fue el tema presentado por Fr. Francesco Patton. Fueron muchas las materias tratadas por el Custodio de Tierra Santa: Ser una comunidad internacional que participa en la vida y realidad de los cristianos en Oriente Medio, la evangelización a través de una presencia orante en diferentes santuarios, lugares de experiencia de fe, además del tema del martirio que ha acompañado los 8 siglos de vida de la Custodia y que la caracteriza todavía hoy, con el testimonio de tantos cristianos en todo Oriente Medio.

Fr. FRANCESCO PATTON, ofm
Custodio de Tierra Santa
Es una ocasión para ellos para reflexionar a partir de Jerusalén. Después dentro de un par de meses, en junio, se tendrá el consejo plenario de la orden, en la cual esta reflexión madurará todavía más. Naturalmente la nuestra es una orden que siempre mira hacia la misión, hacia la evangelización. Por ello esta experiencia tan antigua de misión, a la que llamamos la perla de las misiones, Tierra Santa, es una experiencia que puede decirnos algo todavía hoy.

Entre los muchos temas tratados, también las diferentes formas modernas de evangelización. Al principio, de hecho, la divulgación del conocimiento de Tierra Santa se hacía solo a través de los comisarios; más tarde gracias a libros y revistas. En la presentación de Fray Alessandro Caspoli, director de Comunicación de la Custodia de Tierra Santa, los 90 años de la Revista Tierra Santa.

«Y no podría ser de otra manera, también en nuestra historia. Desde la llegada de nuestros primeros frailes, hace 800 años, hasta nuestros días, hemos seguido los signos de los tiempos», subrayó Fray Dobromir Jasztal, vicario de la Custodia, hablando también del Christian Media Center, como una propuesta para la evangelización moderna.

Fr. DOBROMIR JASZTAL, ofm
Vicario de la Custodia de Tierra Santa
La Custodia de Tierra Santa con su misión ha tratado siempre de actualizarse, de mantenerse al día con el desarrollo técnico, utilizándolo para divulgar el mensaje de Tierra Santa, para llegar a todas las personas, creyentes y no creyentes, porque el mensaje de los santos lugares, de esta tierra, va dirigido a todos.

Como conclusión de los trabajos, el Consejo participó en el Via Crucis, meta de peregrinación de peregrinos procedentes de todas partes del mundo. Un signo más de internacionalidad y oración universal.